fbpx

 

A finales del siglo XVIII, la ópera reina gracias a su larga tradición histórica y artística, Venecia contaba con nada menos que siete teatros de ópera: S. Salvador (más tarde llamado Apolo, S. Luca y hoy el Goldoni), S. Cassiano, S. Angelo y S. Moisè; había otros tres teatros que pertenecían a la familia Grimani: S. Giovanni Grisostomo (hoy el Malibran), S. Samuele y S. Benedetto (hoy el Rossini). Este último, que fue el teatro más elegante y popular fue destruido por un incendio en 1771. Tan pronto como fue reconstruido, se convirtió en objeto de una disputa legal entre la empresa propietaria del nuevo teatro y la familia Venier, propietaria de una parte del terreno.

 

La familia Venier ganó el pleito y la empresa se vio obligada a vender el teatro, pero decidió construir otro mucho más grande y bello. La Fenice fue el nombre de este nuevo teatro de ópera, para simbolizar el espléndido resurgimiento de la compañía de sus desgracias. Se presentaron veintinueve proyectos en una reunión de los socios y el elegido fue el de Giannantonio Selva (1753-1816). Una vez terminadas las obras, en abril de 1792, el teatro de la ópera se inauguró el 16 de mayo con la ópera I giochi di Agrigento, de Giovanni Paisiello, con libreto de Alessandro Pepoli. Desde entonces, La Fenice ha destacado como uno de los mayores teatros de ópera de Italia y Europa. Gracias a los estrenos de innumerables obras maestras, pasó a formar parte de la historia del melodrama.

La Opera House de Venecia representa el estilo y sentimiento italiano en su máxima expresión.

English EN Spanish ES